Religiones y deidades alrededor del planeta

El Sintoísmo o Shintoímso, como a veces es llamado, es una religión nativa de Japón, la cual no posee fundador, carece de textos religiosos y no tiene doctrina fija o definida. Se basa en la adoración de la naturaleza o seres llamados “Kami” (espíritus de la naturaleza) algunos, pueden ser representaciones de la naturaleza, procesos u objetos naturales mayores, como por ejemplo la diosa Sol, “Amaterasu”.

 

Deidades del continente asiático.

En un principio, esta religión no adoptaba nombre o definición en particular, dado que era un constructo de creencias provenientes de la comunidad. No fue hasta la introducción del budismo como religión en Japón (durante el siglo VI) bajo el termino: Butsudo “la Vía del Buda”, que la terminología Shin-to apareció definiéndose como El camino de los Dioses.

Muchos dioses de la religión sintoísta, hacen alegoría a la naturaleza, acontecimientos cotidianos y elementos naturales de mayor relevancia, como lo son el viento, los arboles, el sol e incluso la muerte, pues, sus adoradores afirmaban la existencia de una divinidad encargada de el funcionamiento de aquellos elementos descubiertos.

Entre los principales tipos de shintoísmo que podemos encontrar existen: Koshitsu Shinto (Shinto de la Casa Imperial); Jinja Shinto (Santuario Shinto); Shuha Shinto (Sectas Shinto); y Minzoku Shinto (Shinto Folclórico). Cada uno guarda relación respecto al otro y funcionan en conjunto creando una especie de dogma en la que se realizan prácticas como purificación, ritos ceremoniales y adoración a figuras de la naturaleza por medio de ofrendas, rezos y bailes.

Hoy en día, la práctica y constitución de esta religión se ha resumido en una serie de templos y actividades de las cuales podemos valernos para el desarrollo de este pensamiento, pero, ha perdido asimilación en la comunidad como muchos otros sistemas de creencia.