No te excedas con la higiene personal

Todos sabemos lo importante que es tener un buen cuidado de nuestro cuerpo llevando a cabo la rutina de higiene personal, sin embargo, esto no es del todo recomendable o saludable; y de seguro estás pensando lo que no es. Los extremos son malos, está mal no limpiar diariamente el cuerpo, pero tampoco es lo debido limpiarlo más de la cuenta porque se pueden perder muchas propiedades y cosas que son esenciales mantener para contrarrestar cualquier irregularidad física o ante cualquier situación que debamos mantener ‘esas cosas’ reforzadas y no débiles.

Si no es obligatoriamente necesario, limítate a lo común

Puede haber excepciones en las que necesites asearte más de la cuenta, de alguna forma estaría justificado y si es obra de algún medico sabrá atender o instruirte al momento de que esto pueda causar algún problema. Pero si simplemente tienes una manía, deberías calmarla. Uno de los principales riesgos que se corre al excederse en esta higiene, es romper la barrera más fundamental defensiva del cuerpo que contrarresta las agresiones externas, que pueden ser diversas e incluso invisibles a simple vista, como las bacterias. Según especialistas es importante que nuestra piel esté bien y no alterada para recibir estos ataques y poder detenerlos.

Cabe destacar que también la piel es como una de las puertas de entrada principal de muchas enfermedades, por lo que no debería estar deteriorada o muy sensible, ya que facilitaría estar muy propensos a las infecciones por bacterias, virus y hongos, o la contaminación por otros agentes. Según expertos el bañarse dependería también tanto de la edad como las actividades físicas que realice la persona. Los niños deberían hacerlo diariamente antes de dormir, un adulto que no tiene tanta actividad física podría hacerlo una vez al día; en cambio a las personas muy mayores, ya tendría que ver con la dependencia.