El arte es un escape al sufrimiento

Hay más beneficios que la admiración o la fama que provienen desde el arte. Solemos tener una idea errónea de cómo los artistas visualizan la vida o cómo la manejan sólo observando sus trabajos, pero la verdad se encuentra que la imagen de éstas personas está aislada de su profesionalismo convirtiéndolos en una persona más que pertenece a la sociedad.

El sufrimiento, el dolor, la felicidad y la calma´ emociones más recurrentes entre los artistas

No es un secreto para la sociedad que los artistas suelen ser la recreación de algún trauma de su pasado. El arte de sacarle provecho a nuestras experiencias negativas suele ser bastante interesante, para algunas personas es la simple exploración de la experiencia negativa a través del análisis solitario al cual nos podemos someter de manera errónea o simplemente es la decisión que tomamos. Las investigaciones relacionadas al trabajo artísticos de los más influyentes personajes de las décadas siempre han resultado en una vida llena de cicatrices y heridas.

Algunos artistas tienen la intrínseca idea de que la existencia básicamente es transcurrir una serie de emociones por la cual la más gigantesca, es el sufrimiento. Es un tópico el cual es afrontado de una manera seria y siempre se busca la solución a la idea, pero el pincel de lo subjetivo/personal hace que tengamos que asumirlo como un hecho. La viabilidad de escapar a éste sentimiento de ser abrumado por el hecho de existir, se utilizan las pasiones como el arte para crear un escape momentáneo.

Hay una vasta cantidad de artistas y representantes que comprenden esto como una realidad, pero no algo que pueda traer abajo sus muros y llevarlos a una especie de ambiente negativo artístico donde la creatividad no pueda reproducirse a través de los rincones de nuestro cerebro.